Política, turismo y desarrollo. Entre la reflexión conceptual y la gestión pragmática. RR. 473/15


La expansión del turismo como práctica social, esto es, el crecimiento del flujo de turistas y del conjunto de lugares y modalidades que se incorporan como destinos turísticos, ha sido uno de los motivos que explican un incremento de políticas públicas vinculadas a la gestión de la actividad. Así, problemáticas específicas vinculadas a determinadas aristas del turismo, o este mismo tomado como “temática general”, han sido apropiadas de manera creciente por la esfera estatal, convirtiéndose en objeto de intervención y plasmándose en políticas que van desde acciones específicas hasta planes de desarrollo sectorial.
 
Desde una perspectiva pragmática, dichas acciones tienen por objetivo general -al igual que cualquier acción política- dar solución a una serie de situaciones que se perciben como conflictivas. Debido a esta cualidad operativa y resolutiva es que, en parte, los enfoques tradicionales que analizan las políticas públicas se enfocan en los por qué surge una política (a partir de una demanda social) o en los efectos que produce la implementación de una política. Sin embargo, son escasas las reflexiones acerca de las formas en que un problema llega a transformarse en objeto de intervención estatal, y por tanto, su resolución implica una instancia de negociación donde se entretejen relaciones de fuerzas y poder, conflictos y tensiones entre las posiciones, estrategias y acciones de los actores intervinientes (económicos, sociales y gubernamentales).
 
Por otro lado, muchas de las políticas turísticas -en el nivel discursivo- construyen su legitimidad en torno a la importancia que el turismo tiene como actividad económica y, también, como impulsor del desarrollo socioeconómico de los lugares de destino del turismo. Asimismo, las potencialidades del turismo como impulsor del desarrollo económico representan un discurso instalado que sustenta prácticas de planificación y gestión de la actividad. Sus “virtudes” -muchas veces, definidas a priori- para incentivar el desarrollo local se han convertido en uno de los ejes de interés más recurrentes en el ámbito de la gestión pública de la actividad y, en el marco de la necesidad de contribuir a superar situaciones de estancamiento económico y pobreza locales, se están llevando adelante múltiples emprendimientos turísticos justificados por estas expectativas. En relación a lo expuesto, el curso aspira a identificar y definir “política turística” y sus vínculos con el “desarrollo socioeconómico” -desde un enfoque pragmático-, permitiendo, al mismo tiempo, reflexionar acerca de un conjunto de supuestos, ideas que presentan las perspectivas tradicionales en torno a la temática que organiza el curso. Asimismo, la reflexión conceptual aspira a poder analizar discursos políticos en torno a su coherencia argumentativa y su estructura lógica, la cual legitima (o no) una acción política, al tiempo que establecerá una serie de límites entre su instancia de formulación y su instancia de aplicación.

  • Turismo,  política y planificación.
  • Turismo, desarrollo y medioambiente
Miércoles 11 y 18 de mayo,  1 y 8 de junio 2016
18.30  a 20.30hs
Presencial
Se otorgarán certificados de asistencia
Estudiantes de grado de la carrera de Turismo,graduados, docentes universitarios, público general